Metaescritura y autoedición

Ciencia ficción, la ficción de lo posible

Darko Suvin, en su obra “La metamorfosis de la ciencia ficción” define esta particular narrativa como “un género literario cuyas condiciones necesarias y suficientes son la presencia e interacción del alejamiento y la cognición, y cuyo dispositivo formal principal es un marco imaginativo alternativo al entorno empírico del autor”. De todas las definiciones, la de Suvin ha sido la más consensuada a lo largo del tiempo.

Lo particular de la ciencia ficción, no es sólo su temática tan concreta sino la búsqueda de una verosimilitud futura, el dibujo de escenarios alternativos cuyo presente común es el que conocemos. La búsqueda del escritor de Ciencia Ficción debe ser la de encontrar la mayor probabilidad de que ese futuro imaginado suceda para que su historia cobre sentido. De hecho, éste es uno de los géneros donde la verosimilitud cobra mayor importancia (no es el único, por supuesto, junto a él, la novela histórica comparte ese objetivo común).

Y para lograr esta verosimilitud, el ejercicio de extrapolar el presente resulta vital para poder crear un escenario dentro de este género.

Si imaginamos cómo podría evolucionar el hoy a dentro de 20 años, por ejemplo, resulta sencillo intentar predecir los acontecimientos más seguros. Podemos imaginar cómo evolucionarán las herramientas que utilizamos hoy en día (dispositivos móviles, vehículos de transporte, herramientas de trabajo, utensilios de cocina…) y crear un universo plausible que explique ese futuro imaginado. La propia extrapolación explica por qué muchas cosas imaginadas acaban convirtiéndose en realidad. A fin de cuentas el ser humano siempre trata de hacer realidad todo lo que sueña.

Dentro del género de la ciencia ficción, no siempre es necesaria la extrapolación del presente. Muchos autores han creado universos paralelos que funcionan solos, sin la necesidad de agarrarse a nuestros días como marco de referencia.

En cualquiera de los dos casos, el género debe contener ese halo de verosimilitud que se sustenta en la palabra “Ciencia” sin olvidar, por supuesto, la necesaria recreacción de la propia “ficción”.

 

 

Este artículo está incluido en una lección del curso “Escribe tu primera novela” al que puedes acceder pulsando la imagen:

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta escribir? Descárgate nuestra guía gratuita para empezar tu libro hoy mismo y publicarlo en Trebolarium. ¡Estamos esperando ansiosamente tu primera obra!

 

 

 

 

 

¿Te gustaría escribir un libro de superación personal?

No tienes nada más que ponerte a ello y comunicarte con Trebolarium para publicarlo. Pero si necesitas una ayuda más profunda (mentoría, orientación…), puedes acceder a nuestros servicios y descubrir todas las posibilidades que Trebolarium pone a tu disposición.

Entra aquí y averígualo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies