Audios Trebolarium

Desandar el camino para recuperar lo perdido

Antes, las mujeres no tenían derecho a trabajar, a ganarse un sustento, a tener dinero y propiedades y la mujer luchó muchísimo para mejorar su situación.  Consiguió el derecho al trabajo, al voto, a una remuneración justa o mejor dicho, más justa que antes… pero la mujer sigue perdiendo todos los días.

La sociedad avanzada que aspira a cierta igualdad entre los sexos ha convertido las viejas exclavitudes por nuevos grilletes sutiles a la par que crueles.

La mujer de hoy se enfrenta a la esclavitud de ser perfecta en todas sus áreas, no tiene descanso, no hay reposo para ellas. Las mujeres menos bellas son discriminadas en sus trabajos y reciben peor trato tanto por hombres como por otras mujeres.

Además, para conquistar el terreno vedado se nos ha puesto una condición y es el de abandonar nuestro papel de madres. Todavía hoy la sociedad y sobre todo el mundo empresarial, impone la condición de dejar a un segundo plano la educación y cuidado de nuestros hijos para adaptarnos a trabajos que desprecian nuestro papel de madres. Las generaciones que vienen ahora se encuentran con un mundo excesivamente sexualizado donde la mujer vuelve a ser un escaparate aunque, si  cabe, ahora más humillante todavía.

Seguimos presionadas para ser perfectas en casa, en el trabajo, en nuestro aspecto personal y si por algún motivo cojeas en uno sólo de estos aspectos, ya no eres digna de respeto.

Hemos logrado muchas cosas sí… pero hemos perdido otras que también eran importantes. La sociedad nos ha exigido que a cambio de nuestros derechos nos convirtamos hombres… y no somos hombres, somos mujeres que deberíamos brillar con luz propia. Deberíamos poder vivir sin una lupa sobre nuestras cabezas.

Muchas de nosotros pensamos que la lucha por la igualdad ha llegado a su fin pero, en realidad, apenas ha empezado.

Alicia Túrtura, en su libro “Recuperando el Gozo” tuvo el deseo de invitar a las mujeres de hoy a comprender que nuestro destino no está cumplido, que aún quedan terrenos por conquistar, trozos de camino que saltamos en nuestra búsqueda y que hay que volver para que sean recorridos, piezas del puzzle que aún no se han encajado.

Y además tiene un título muy sugerente: “Recuperando el gozo” y se trata del gozo de ser mujer, esa esencia que hemos despreciado nosotras mismas por intentar encajar en un mundo todavía masculinizado y no, no se trata de conquistar roles masculinos.  Se trata de conquistar el respeto que es algo muy distinto y que aún no lo hemos conseguido.

 

 

¿Te gustaría escribir un libro de superación personal?

No tienes nada más que ponerte a ello y comunicarte con Trebolarium para publicarlo. Pero si necesitas una ayuda más profunda (mentoría, orientación…), puedes acceder a nuestros servicios y descubrir todas las posibilidades que Trebolarium pone a tu disposición.

Entra aquí y averígualo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies