Nuestros cursos

La historia del Tarot

No existe un origen claro en el tiempo de las cartas del tarot pero sus primeras referencias datan del siglo XIV. La primera referencia que se tiene del tarot se sitúa en Italia, de donde es la baraja más antigua que existe en la actualidad que es la del duque de Milán, Filippo María Visconti y que se encuentra en la Universidad de Yale. Es la conocida como Visconti-Sforza que posiblemente se encargó para el casamiento de su hija Bianca María con su sucesor el Duque Francisco I Sforza. En estudios realizados por ocultistas de los siglos XVIII y XIX como Antoine Court de Gebelin y otros, se relacionan los arcanos del tarot con la simbología egipcia. Otros autores opinan que fueron los gitanos, pueblo nómada que atravesó todo el Mediterráneo, quienes promovieron el tarot como un sistema adivinatorio aunque este uso aparece con seguridad en Italia y Francia del siglo XVIII siendo a finales de siglo cuando el tarot fue asociado al misticismo y la magia y dejó de utilizarse como la transmisión de un pensamiento filosófico. Marie-Anne le Normand popularizó la adivinación y la profecía durante el reinado de Napoleón I debido a la afinidad que Josefina tenía con el tarot.

Los herméticos en la década de 1840 estaban interesados en lo oculto y el tarot no era una excepción. La idea de las cartas como clave mística fue desarrollada por Eliphas Lévi quién es considerado como el fundador de las escuelas más contemporáneas del tarot. Carl Gustav Jung también realizó investigaciones del uso del tarot dentro del colectivo imaginario y su efecto en la psique humana.

El tarot egipcio no data de la época de los egipcios sino que utiliza la simbología egipcia por cuando se comprende que ésta forma parte de los arquetipos místicos y humanos de la historia de la humanidad.

Serán los discípulos de Jung quienes desarrollarán sus estudios sobre el significado del tarot y los fundamentos básicos de los arquetipos. Profundizarán sobre lo que ellos llaman el principio de sincronicidad del que ya inició sus andanzas de investigación el propio Jung. Este principio indica que la psique humana es capaz de intuir el presente, el pasado y el futuro en el momento de la tirada de las cartas, o lo que es lo mismo, que las imágenes arquetípicas resultantes de la tirada mantienen una relación sincronizada con acontecimientos pasados, presentes y futuros.

De esta manera se pueden relacionar los arquetipos de las cartas con las figuras representativas de nuestra propia vida si, por ejemplo, aparece la carta del emperador se puede relacionar con la figura del patriarca o el padre.

La interpretación de las cartas del tarot egipcio deben  tener necesariamente un componente individual y espiritual para que enlace con esa intuición subconsciente del lector y pueda dar una información orientadora.

El tarot no es otra cosa que un oráculo que permite la guía sincrónica a la vez que aleatoria que disuelve la incertidumbre de quien pregunta y la respuesta dada será siempre la respuesta sabia. Ocurre de la misma forma similar que cuando solicitamos una pregunta y abrimos aleatoriamente Las páginas de un libro donde, por casualidad, encontramos respuestas que casan perfectamente con la pregunta solicitada. En este curso se aprenden estos arquetipos-arcanos que forman parte de la sabiduría ancestral que justo que es que son los cimientos de nuestro inconsciente colectivo y por eso el tarot puede servir como sistema adivinatorio.

Cursos Trebolarium
impartido por Aisha Tara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies