Historias increíbles de superación

Construir lo que deseas a partir de una imagen de ti mismo

James Hogue, un impostor estadounidense nacido en 1959, logro pasarse como un huérfano de 16 años en la Universidad de Princeton utilizando el nombre falso Alexi Indris-Santana.

Todas las universidades de Estados Unidos, captan pequeños genios aunque no tenga la titulación suficiente para que se puedan matricular y de esta manera consiguen tener en sus filas de estudiantes, futuras personas exitosas. Disponen de unas plazas específicas para estas personas que vienen de todo el mundo..


 James Hogue se enteró por casualidad, viendo un programa de televisión y decidió que quería ser estudiante así que se inventó una imagen falsa y se auto-propuso como candidato en todas las universidades importantes de Estados Unidos.

Cómo lo logró

Para ser captado, no se imaginó  cualquier imagen exitosa sino que estudió y analizó todas las candidaturas que habían sido aceptadas por estas universidades durante los últimos 10 años. Recopiló toda la información común de estas personas y y  amoldó su nueva personalidad con esas características.

 Lo más sorprendente esta historia no es la estafa encimismo, sino el hecho de que al intentar ajustarse al máximo posible a la imagen de la persona que se había construido, resultó convertirse en un gran estudiante y en un gran deportista y esto le proporcionó  sorprendentes resultados.

Fue el atleta con mejores rankins, sacaba las mejores notas de la universidad e incluso fue acogido en Ivy Club,  uno de los clubes de comida más exclusivos de Priceton. Los clubes de comida están ubicados en mansiones donde los alumnos, principalmente los de tercer y cuarto curso, van a comer y socializar con otros estudiantes. 

Cuando conoces la historia de un hombre inteligente que se inventa un personaje para entrar en una universidad y que acaba siendo uno de los alumnos más brillantes, consideras que no hay límites para el ser humano… lástima que la historia de Jame Hogue no tuviera final feliz y acabó siendo un delincuente recurrente que aprovecha sus años de educación para pasarse por una persona educada en la que confiar tu casa para ser estafado después. 

Qué hacer para lograr lo que quieres

La conclusión de todo esto es que si partimos de construir una imagen y tratamos de parecernos a esa imagen,  con más probabilidades seremos esa imagen. Eso quiere decir que el éxito empieza por  convertirnos en aquello que deseamos ser antes incluso de que la realidad lo confirme. 

Educar en el Éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat