Piensa y Adelgaza

La noche más pestiño

Transcripción:

Es tiempo de pestiños. Yo no sé si en el otro lado del charquillo éste que nos separa y que se llama Atlántico habíais oído hablar alguna vez de este dulce. Nunca he sido muy amante de los pestiños nada más por el nombre. Cuando era pequeña, pensaba que se llamaban pestiños porque eran pestosos y por eso no quería probarlos. Pero además que no son muy atractivos. Es una masa de harina frita y emborrizada de azúcar con una forma de hoja doblada por dos lados y digo que es tiempo de pestiños porque en Semana Santa es cuando se hacen y se comen junto a otro dulce llamado torrija. De los dulces de Semana Santa, yo me quedo con los roscos de mi abuela que también los hace mi madre pero ahora agradezco que ninguna de las dos me haga esos roscos de anís tan ricos y que queden como un precioso recuerdo y nada más.

Pero yo no quería hablarte de dulces…. Esa fase golosa terrible mía forma parte del pasado. De lo que yo quería hablarte es de la palabra “pestiño”. Me parece una palabra divertidísima desde que la asociaba a un pastel pestoso. En Andalucía utilizamos la palabra “pestiño” para referirnos a algo aburrido y es especialmente útil cuando vamos a decir que una película es aburrida… “Esta peli es un pestiño” Yo suelo decir usar el aumentativo azo para referirme a algo que es muy muy  pestiño: “Esto es un pestiñazo” y si quiero decir que es más aburrido que lo que hasta ahora consideraba aburrido digo “Es un pestiñazo mu gordo”.

 

Y aclarado el término, te voy a enumerar las películas que para mi gusto son un pestiñazo muy gordo. A lo mejor discrepamos pero yo te menciono las mías, a ver qué te parece:

 

  1. Odisea 2001, absoluto pestiño que si vuelvo a ver a lo mejor caigo en coma.
  2. El Curioso caso de Benjamin Button …. ¡madre mía, qué pestiño! Y eso que el argumento era interesante, la historia de un hombre que nace viejo… pero resulta que la película era infumable.
  3. En sus zapatos, que habla de dos hermanas que discuten mucho y ya está…
  4. ¡Monster! Esta historia es verídica. Me fui con una amiga a ver la película y tuve que salir porque como era de esas hechas con cámara de vídeo, cogí tal mareo que tuve que salir sin terminarla de ver… es lo más desagradable que me ha pasado en la vida viendo películas… y mira que yo me trato lo intragable.
  5. Eyes Wide Shut raramente me dejo una película a medias, con eso te lo digo todo.
  6. El perfume… ¡qué pestiño! Y mira que leí el libro y me gustó… pero la película…
  1. El armagedon…. Eso de la bola transportadora y del desierto con los bichos… ¿o la estoy confundiendo con otro pestiño?.
  2. Aaahhh se me olvidaba… las españoladas de los 70 y 80…. ¡no las soportaba! Menos mal que la cosa ha mejorado muy mucho.
  3. Las películas de serie b de esas cutres cutres que hasta la sangre tiene un color raro y que le encantan a Paquito y cuanto más le gustan a él, más me espantan a mí. ¡Qué pestiño!

Y mira que yo soy aburrida porque soy capaz de ver lo que nadie. Me encantan los estrenos TV, esas películas que no llegan a la pantalla por cutres… Paquito dice que para hacer una buena película de estrenos TV tienes que ponerle un sustantivo y un adjetivo como, por ejemplo, la venganza mortal, la obsesión peligrosa, la tragedia innombrable, la promesa fatal, la amenaza invisible…pues si yo me las veo imagínate lo  pestiño que tiene que ser todo lo que te he dicho… y que no se me olvide la que le da título al podcast, “la noche más oscura”, una de esas películas que empiezas pero que no terminas… insoportable pestiñaco gordo.

Pues bien, ya sabes lo que significa para un andaluz la palabra pestiño… y hablando de pestiños en su sentido andaluz, quiero explicarte el gran pestiño que puede resultar tratar de entender el hipotiroidismo.

Verás, yo tengo una teoría sobre el hipotiroidismo y es que las personas que no logramos adelgazar estamos haciendo algo que daña nuestra tiroides.  Es posible que no tengamos el hipotiroidismo diagnosticado pero eso no significa que no estemos perjudicando nuestra tiroides y para mí resulta muy importante conocer el hipotiroidismo para tratar de entender qué hacemos mal… pero cuando buscas información, o te encuentras muchas web-basura que dicen auténticas chorradas o tienes que irte a leer pestiñacos infumables que no te aclaran lo que trato de buscar.

En principio, te diré por qué creo que estamos fastidiando a nuestra tiroides. Creo que ese tira y afloja de dietas sin sentido ya han afectado a la tiroides y creo que el sobrepeso es una razón de una tiroides sobrecargada, especialmente cuando resulta muy difícil adelgazar y tienes que hacer, una dieta muy restrictiva para que realmente veas efecto en el peso. Creo que hay alimentos que tomamos todos los días que dañan la tiroides y creo que deberíamos hacer cambios para no sobrecargarla más.

Y ahora pensarás lo siguiente ¿por qué preocuparme de mi tiroides si no tengo hipotiroidismo diagnosticado? Así pensaba hasta que me di cuenta de algo.

Mi madre tiene hipotiroidismo subclínico pero la médica no quiere hacer nada hasta que sus niveles de Th3 superen el siete. Cuando llegue a ese momento, la médica le recetará levotiroxina, es decir, TH4. A partir de ese momento, mi madre dependerá de una pastilla más lo que le queda de vida.  Y eso es lo único que se hace para tratar el hipotiroidismo… te suplementan la th4 y punto. Pero ¿no sería más lógico tratar ese hipotiroidismo subclínico con una nutrición adecuada para que la TH3 no llegue a 7? Eso es lo ideal.

Así que mi conclusión es que cuidar la tiroides es una gran idea.

Pero aquí viene el pestiñazo… ¿qué tengo que hacer?

Vete a Google, escribe las palabras “hipotiroidismo” y “dieta” y verás la de tonterías que encuentras. Y después de haber leído muchas páginas te aseguro que no me he aclarado todavía… pero te voy a compartir lo que he aprendido hasta ahora.

Empecemos por entender el hipotiroidismo.  Eso sí, antes de decirte nada, tengo que comentarte que no soy médico como sabes, ni nutricionista. Sólo soy una persona en proceso hacia la delgadez que ha decidido tomar las riendas de su cuerpo intentando comprenderlo y que todo lo que sé sobre tiroides, como te he dicho antes, sigue siendo poco.

En nuestra garganta hay una glándula que se llama tiroides y ésta genera T3 y T4. La T4 es la hormona encargada del uso energético del cuerpo. Gracias a la T4 la glucosa se transforma en energía, mantiene los niveles de temperatura del cuerpo y funciona en muchos de los procesos metabólicos. La tiroides tiene T1, T2, T3, T4 y TSH y está relacionado con la cantidad de yodo de cada una. Según tengo entendido, el tiroides transforma al T3 en T4 suficiente para actuar en todas sus funciones pero cuando algo falla, se produce una mayor cantidad de T3 en detrimento de la T4. Por eso se dice que cuando la T3 está alta, es que hay hipotiroidismo… entender esto me ha costado muchas lecturas.

El hipotiroidismo puede sucederse por varios motivos y según los motivos, el foco de atención cambia. Uno de esos motivos es que la tiroides no tenga suficiente yodo y por tanto no pueda sintetizar la T4 a partir de la T3 y eso puede deberse a una dieta baja en yodo o bien a una dieta que tiene muchos alimentos que impiden la absorción del yodo, como pueden ser los goitrógenos, presentes sobre todo en la soja, la yuca, el maní y las crucíferas como la col, la coliflor, el brócoli así como bebidas con isoflavonas tales como el té verde así que cuidado porque muchas veces se toma té verde para adelgazar y podríamos estar sobrecargándonos de goitrógenos. Tengo entendido que no todos los alimentos tienen los mismos niveles de goitrógenos. Quienes ya presentamos síntomas de hipotiroidismo, deberíamos desterrar la soja y el resto de alimentos tomarlos como acostumbramos ya que la col, la yuca, el maní… todo eso solemos cocinarlo y la buena noticia es que el hervido elimina gran parte de los goitrógenos…. ¡menos en la soja que tiene muchos!.

En cuanto a las dietas bajas en yodo, es conveniente tomar alimentos ricos en yodo y selenio porque el selenio ayuda en la captación de yodo. Son interesantes la sal marina sin refinar… si se puede tomar yodada también, los pescados y huevos así como el hígado de bacalao que, por cierto, sobre una fina capa de pan alemán de centeno está exquisito.

Aquí hay que hablar de las algas porque es un tema peliagudo. Es cierto que las algas tienen yodo… pero es que tienen una salvajada de yodo. Según he leído a gente muy instruida, pueden tener un 1000 y hasta 2000% de la cantidad diaria recomendada y es sólo apta para los japoneses porque éstos toman también… adivina, un montón de soja.

Nosotros que no tenemos estos alimentos incluidos en las dietas deberíamos intentar trabajar con alimentos más modestos o bien usar cantidades muy pequeñas de algas y estoy hablando de una hebra de wakame al día como mucho.

Me queda la duda de saber cuánto yodo tiene el agar-agar pero yo me informaría si fuera vegano, no fuera a ser que estuviera sobrecargando el tema.

Por otro lado, advertir que espirulina y clorella no son algas, son cianobacterias y según tengo entendido, la espirulina se cultiva en agua dulce pero… no tengo datos de los niveles de yodo que tienen así que informaros bien. Como yo seguiré estudiando, cuando lo sepa os comentaré sobre el tema.

Hasta aquí el hipotiroidismo causado por deficiencia de yodo. Ahora bien, lo chungo es cuando el hipotiroidismo no está causado por deficiencia de yodo sino por un síndrome llamado de Hashimoto, que supongo que es quien lo descubrió.

Este síndrome describe que es la tiroides la que no puede crear los niveles de T4 suficientes porque está funcionando mal y eso ocurre porque el sistema inmunitario está atacando a la tiroides…. Y esto es supercomplejo. Aquí es donde yo me lío del todo. Si bien es cierto que los hipo con Hashimoto tienen que tener cuidado con los goitrógenos, el caso es que hay más cosas en las que deberían poner su atención.

Por ejemplo, deberían tener en cuenta la inflamación como un proceso que ocurre en el organismo debido a muchas cuestiones. Aquí entra en juego el intestino y el hígado, aunque especialmente el intestino. Para intentar cuidar nuestra tiroides, deberíamos tratar de reducir al máximo todos los alimentos que inflaman y aquí ocurre lo mismo que cuando buscas “tiroides” y “dieta”… que te encuentras cada chorrada… Para que te rías un poco, te contaré la chorrada más tonta que he encontrado y que dice que si tienes el vientre inflamado es posible que estés embarazada y no te hayas dado cuenta… y claro cuando estás buscando alimentos a tener en cuenta para reducir la inflamación… estas tonterías te recuerdan a las españoladas de los 70 con Fernando Esteso y Andrés Pajares.

Bueno, los alimentos que inflaman que he encontrado y que me inspiran certeza son, como siempre, el azúcar, los carbohidratos refinados, los alimentos procesados dada la cantidad de conservantes que alteran la flora, el exceso de sal, la leche pero por la lactosa, el gluten es posible que sea inflamatorio, el alcohol, las grasas trans… y alguno que otro más pero que no los añado porque he encontrado artículos que dicen que sí y otros que dicen que no y entonces no me fío. Me temo que el café podría ser uno de estos alimentos inflamatorios.

Entre los antiinflamatorios más potentes, he encontrado los que tienen grasas saludables (es decir, los que contienen omega 3 o vitamina E como el aguacate, las nueces, almendras, chía, lino etc.) y dos especias que conviene mencionar que son el jengibre y la cúrcuma y como a mí el sabor de la cúrcuma no me gusta mucho, creo que el curry que, personalmente me encanta, es especialmente bueno como antiinflamatorio a echar a todo lo que pilles.

Pero esto no es todo. Las enfermedades autoinmunes son muy complicadas de entender y ahora están dando muchos quebraderos de cabeza porque se están produciendo a mansalva en el mundo occidental: enfermedades de Crohn, intestino irritable, soriasis, Hashimoto, posiblemente fibromialgia…. Todas estas enfermedades están íntimamente relacionadas con el sistema inmunitario que a su vez está relacionado con la flora intestinal.

Así que voy a reunir todo lo que concluyo de mis lecturas que ya te advierto que pueden estar equivocadas así que fíate a medias.

Como quiero tener una tiroides saludable voy a hacer lo siguiente:

  1. Voy a cuidar mi flora tomando probióticos y germinados que son ricos en enzimas
  2. Voy a eliminar todo lo posible los alimentos inflamatorios: quitándome el azúcar, los refinados, las trans, los hiperprocesados, el alcohol, el café (eso me va a costar horrores) y aquellos que consideren que podrían serlo.
  3. Voy a añadir alimentos antiinflamatorios como el curry, el romero, la chía, los frutos secos crudos tales como almendras, nueces, anacardos… y los voy a tomar muy alternados por si acaso.
  4. Tomaré las crucíferas hervidas y fermentadas y con cierta prudencia.
  5. Me voy a proponer tomar cada día una verdura diferente y trataré de hacer lo mismo con las frutas.
  6. Si mi bolsillo me lo permite… preferiré el pescado a la carne.
  7. Voy a intentar dejar de beber alcohol… no soy de alcohol duro pero tengo un problema y es que mi suegro hace un vino muy rico y siempre hay que estar probando pero bueno, seré lo más comedida posible.
  8. Y lo más importante que pienso hacer es seguir leyendo e investigando porque sé que aún tengo que leerme unos cuantos pestiñazos más hasta entender a mi tiroides.

Por último comparto contigo los típicos síntomas del hipotiroidismo: depresión, cansancio, falta de memoria, pies y manos siempre frías, piel seca, infertilidad y yo, salvo la depresión porque no permito que nada me deprima… tengo todos los síntomas. Sin ir más lejos, mi padre siempre me dice que voy a ir al infierno y voy a gritar…. ¡Esa pueeeeertaaaa! Esto es también humor andaluz socarrón del nuestro… quiere decir que yo paso frío hasta en la caldera de Pepe Gotero.

 

 

 

Accede al Ebook “Piensa y Adelgaza” gratuito en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat