Piensa y Adelgaza

Murieron con las botas puestas porque tenían los pies hinchados

Transcripción:

 

Tengo el vago recuerdo de haber hablado de los grandes títulos del cine (en otros capítulos), en especial del género western: “Infierno de cobardes”, “Cometieron dos errores”, “El bueno, el malo y el feo”, “Dos mulas y una mujer”, “Sólo ante el peligro”….ya no se escriben títulos así.

Cuando yo trabajaba de periodista, el redactor jefe de mi periódico, a quien le debo lo poco que sé de periodismo, me decía que el título es la mitad de la noticia y tenía un gran sentido decirlo.

¿Alguna vez has leído un periódico desde la primera página hasta la última? ¿A que no? Si así fuera, tendrías que dedicarle todo el día y no tienes todo el día. Lo que haces es leerte los títulos y profundizar en las noticias que te causan interés.

Así hacemos con todo: google, las redes sociales, los correos electrónicos… si tienen un buen título, te paras a leer.

Es lo más importante que aprendí cuando trabajaba de periodista. Mi redactor jefe tenía una tribulación en aquella época. Tenía tres periodistas y tenía que echar a una.

Entre estas tres periodistas estaba yo y tenía el siguiente dilema.

Por un lado, había una chica que era una gran periodista, con una capacidad increíble para conseguir noticias pero que luego redactaba fatal. Ni siquiera sabía diferenciar entre estilo directo y estilo indirecto.

Luego tenía una chica que era una redactora media y una periodista media también.

Y después me tenía a mí, quien nunca tuve alma de reportera pero que consideraba (yo no lo sé) que yo hacía muy buenos títulos y además detectó mi destreza con los ordenadores y él era un desastre en ese aspecto.

Su decisión fue bastante adecuada. Se quedó con la buena reportera aunque escribiera como el culo, se quedó conmigo para que yo le hiciera los cierres, la maquetación final, los pies de foto, algunas correcciones etc… y echó a la que era mediana en las dos cosas. Consideró que entre la gran reportera versus pésima escritora y la buena escritora versus mala reportera que era yo, hacía una superperiodista.

Por supuesto, toda la plantilla consideraba que la chica a la que echaron era mejor que yo. A fin de cuentas yo era muy torpe en la búsqueda de noticas. Nadie se percató de que yo era la gran solución al punto débil del redactor jefe, que era el tema informático y prefirieron pensar que yo tenía algún tipo de enchufe con el redactor jefe… nada más lejos de la realidad.  Pero bueno, ésta es una historia de miserias periodísticas que nada tienen que ver con el tema.

El caso es que los títulos son el alma de todo. Y si no, observa los siguientes ejemplos:

Plan oculto

Noche y día

Corazones de acero

Monstruoso

Soñando soñando… triunfé patinando

A todo gas

Sintonía de amor

Tiempos violentos

Como si fuera la primera vez

Vivir al límite

Mi familia

Aloha

Un lugar para soñar

Se busca novio

Le llaman bodi

Sonrisas y lágrimas

Diario de un rebelde

Si fuera fácil

Al límite

El amante del amor

Luna nueva

El protegido

Atrapado por su pasado

 

¿Algunos de estos títulos te sugiere la más mínima idea de lo que va la historia? Yo sé que algunas de estas películas ya las has visto y es inevitable que hagas la asociación entre el título y la historia… pero imagínate que nunca las hubieras visto. ¿Te diría algo “Sonrisas y lágrimas”?

El título es la frase que te dice si lo que viene a continuación merece tu atención.

Ahora piensa en los títulos anteriores:

“Infierno de cobardes”… sólo la palabra “cobarde” tiene una historia detrás porque te imaginas a alguien huyendo de su destino y por tanto hay un acción detrás así que imagínate el sentido de esta palabra al lado de “infierno”.

Compara ese título con “Plan oculto”

“Cometieron dos errores”…. ¡qué gran título! Es de esos títulos que sabes que hay una venganza detrás y lo bueno de la historia es que conoces los dos errores nada más empezar. Al protagonista interpretado por Clint eastwood, lo ahorcan por un delito que él no cometió, primer error. El segundo error fue que no terminaron el trabajo. ¡Qué gran comienzo!

Ahora compara eso con “Al límite”…. ¿a que ahora sí sabes dónde está la magia de un buen título o titular en caso de una noticia?

“Murieron con las botas puestas”… sin haber visto esta película te imaginas a soldados luchando hasta la muerte.

La muerte con las botas puestas significa algo parecido a morir con honor, morir por luchar por algo, por una causa… si mueres con las botas puestas, es porque has muerto luchando.

O bien, y ahí viene el chiste malo, porque tenías los pies hinchados y no te las podías poner…. Y de eso vamos a hablar de los edemas, la retención de líquidos, la hinchazón, el peso del agua… en esas cositas vamos a profundizar.

¿Deberíamos preocuparnos por la retención de líquidos? No sé si estoy haciendo la pregunta adecuada. Creo que la pregunta debería ser ¿Deberíamos preocuparnos seriamente por la retención de líquidos?

Yo que soy la reina de los pies como botas y que estoy convencida de que moriré con las botas puestas, voy a compartir contigo lo que sé de este tema. De antemano te digo que no tengo todas las respuestas pero trataré de aclararte las cosas lo mejor posible.

Antes que nada, te explico lo de la diferencia entre preocuparse y preocuparse seriamente.  Cuando digo “preocuparse” a secas, me estoy refiriendo a que nos preocupamos por la retención de líquidos cuando afecta a nuestro peso. Si no afectara, no nos preocuparíamos. Cuando quiero decir “preocuparse seriamente” es preocuparse de los edemas como posible síntoma de algo que funciona regular.

En cuanto a la primera forma de ver las cosas, yo no me preocuparía en absoluto porque todo lo que se hincha se deshincha y porque tenemos edemas durante el día que desaparecen con el descanso de los pies y tenemos retenciones en verano que no tenemos en invierno así que el peso derivado del agua no nos debería importar ni un pimiento en lo que respecta  a nuestra búsqueda de una mejor apariencia física.

Pero los pies hinchados son un síntoma de que algo no funciona bien… en principio es un síntoma que no es razón de grandes preocupaciones… por lo menos al principio, pero desde luego, es un síntoma y ¿para qué vamos a acumular síntomas cuando podemos estar bien? ¿por qué no ocuparnos de ello y resolverlo si está de nuestra mano?

Cuando tú le dices a un médico que tienes los pies hinchados, éste te responde que bebas mucha agua y que pongas los pies en alto. Eso es porque con frecuencia se produce un desequilibrio entre el trasvase vascular a linfático y suele ser por falta de agua o exceso de sal y lo de los pies es para que te olvides del edema y para que la gravedad deshinche pero el desequilibrio sigue estando ahí sí sólo pones los pies en alto.

No es ningún secreto que somos un porcentaje importante de agua. Se dice que entre un 60 y un 70%. Dos terceras partes de ese agua es agua intracelular y el resto es extracelular o también llamado intersticial. El edema o pies hinchados es un desequilibrio de estos porcentajes produciéndose una acumulación de agua fuera de la célula.

Esta agua intersticial, es decir, fuera de la célula que vaga alegremente por nuestro cuerpo sin dueño ni célula que le rechiste, pasa del plasma sanguíneo, que es el agua intravascular, el extravascular llamado también intersticial. Es decir, de los vasos sanguíneos al espacio sideral del cuerpo… y viceversa, del espacio intersticial al plasma y todo eso lo hace mediante un proceso que se llama filtración de fluidos… espero no estar volviéndote loco con todo esto.

Más o menos que de la vena al espacio y del espacio a la vena y un buen equilibrio permite que lo mismo que sale, entre.

Esto se hace a través de las venas pequeñas , lo que llamamos capilares. Estos recogen el agua del espacio intersticial y el sistema linfático hace lo contrario, pasa el líquido del espacio a la vena.

El edema se produce cuando el líquido del espacio intersticial no vuelve a la vena con eficacia. Es decir, se queda en tierra de nadie.

Te puedes hacer una idea entonces de por qué se produce la acumulación de líquidos: o porque no funcionan bien las venas, o porque no funciona bien el sistema linfático y esto a su vez puede ser provocado por:

  • Incremento de la presión hidrostática es decir, la presión de un líquido en reposo. A mayor presión, menos se puede mover.
  • Reducción de la presión oncótica de las venas que son esos departamentos que tienen las venas par que pueda retornar la sangre hacia arriba y luchar contra la gravedad… si eso se daña, la sangre se acumula en los pies.
  • Por aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos que eso se produce con la inflamación.
  • Por algún defecto del sistema linfático
  • Por cambios en la retención de agua de los tejidos
  • Por disminución de las proteínas plasmáticas que reducen la presión oncótica, lo que decíamos antes.
  • Por aumento del volumen del líquido extracelular que tiene que ver con el equilibrio de sodio.

Si estamos hablando de presión hidrostática, hablamos de retención de agua y sodio por parte de los riñones.

Si se produce baja presión oncótica, hablamos de un defecto en las proteínas que te decía que se sintetizan en el hígado o porque éstas se pierden a nivel renal por un defecto de los riñones.

Y si es de origen inflamatorio, sabemos que es una reacción producida por la histamina y unos bichos que se llaman mastocitos y basófilos.

Así que sabemos que puede ser por tres grandes causas: retención de líquidos, mala circulación o inflamación.  Por supuesto esto es mucho resumir pero tampoco voy a dar una clase de medicina porque no soy la persona adecuada para hacerlo.

Los edemas los hay locales o generalizados. Entre los locales, el más común es en los pies pero luego hay edemas muy chungos. De hecho la mácula es un tipo de edema. El edema pulmonar, por ejemplo, se produce por un fallo cardíaco. La hidrocefalia, también es un edema de los que preocupan.

Pero aquí estamos hablando de retención de líquidos que es el tema de los pies hinchados o como mucho los párpados superiores hinchados por la mañana. Eso es retención de líquidos.

La gente piensa que cuando tiene retención de líquidos es el momento de tomar diuréticos. Los diuréticos estimulan los riñones para expulsar líquidos. Salvo en casos flagrantes, yo no los usaría. Como mucho, utilizaría un diurético suave como una infusión de cola de caballo y ortiga verde que tienen una virtud y es que a la vez que te ayudan a eliminar líquidos, remineralizan. La cola de caballo es una gran fuente natural de silicio.

Pero, sobre todo, yo me enfocaría en una ayuda para la microcirculación. ¿Para qué forzar al riñón si antes podemos hacer muchas cosas?

La mayoría de los médicos te dirá que bebas agua. Siempre me he preguntado por qué. La única razón que se me ocurre es beber agua para equilibrar el porcentaje de sodio que es una de las razones que veíamos del edema.  Sin embargo, no está tan claro. Frank Suárez, mi gurú de la nutrición favorito, hace una fórmula en la que divide el peso por 16 si se mide en libras y si se mide en kilos, dividimos por 7l y el resultado es el número de vasos de 250 ml  u ocho onzas de agua. Para Frank Suárez, suministrar tanta agua es dotar al cuerpo de oxígeno, una molécula necesaria para aumentar la combustión y, por tanto, de acelerar el metabolismo.

Mi otro gurú preferido, Marcos Vázquez del que te dejo un enlace de su increíble página abajo, dice, basándose en estudios, que el agua debería beberse a demanda aunque afirma que el agua fría puede subir el metabolismo así que en eso coinciden.

Aun así desconozco su efecto en los edemas. Los médicos te indicarán que bebas agua, como te digo y la razón puede ser la relación entre agua y sodio como también te digo aunque no sería lo único que hiciera yo para mejorar el estado de mis pies hinchados. Así que voy a compartir contigo todas las acciones que puedes hacer para mejorar el estado de tus pies como botas.

Analizar por qué y cuándo se te hinchan los pies. Personalmente puedo decir que se me hinchan más en verano, por supuesto, si llevo mucho tiempo sentada en el ordenador y finalmente cuando subo de peso tengo más probabilidades de desarrollar edemas que cuando estoy delgada. Así que la cuestión no es reducir edemas para adelgazar sino adelgazar para reducir edemas.  Viendo los motivos que ocasionan mis edemas te puedo decir que para reducir tengo que

  • Moverme más
  • Reducir el tiempo de estar sentado
  • Tratar de adelgazar
  • Así que andar, mis caminatas diarias, es una de las grandes soluciones para mis edemas.
  • Por otro lado, andar mejora la circulación.

Como sabes, el tema circulatorio influye notablemente en el asunto de los edemas. ¿Y cómo mejoro la circulación? Pues nuevamente, andando, teniendo los pies en alto cuando estamos en reposo y podemos hacernos con una ayuda que mejore la microcirculación, es decir la circulación de los pequeños vasos sanguíneos que es donde está la cuestión.  Sólo se me ocurre una planta que es genial compañera porque también mejora la actividad cerebral que es el ginkgo biloba.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies