Piensa y Adelgaza

Piensa y Adelgaza, una de colores

 

Te vas a reír pero ayer tuve un sueño. Soñé que grababa un podcast de “Piensa y adelgaza” que hablaba de la leche y que en la parte cinéfila hablaba de una película que se titulaba “Blanco” y por curiosidad, he estado buscando esa película pero no la he encontrado. Y ya me ha dado la tontuna y me he puesto a buscar películas que en sus títulos tengan los cinco colores primarios y he encontrado esto:

 

“El ladrón de guante blanco” que es una serie de televisión y tu título original es

“White Collar”

“Mentes en blanco”  que es un apelícula pero no he encontrado mucha información.

“Tirante el blanco” que es la historia de un personaje no sé si histórico o mítico y su título original es Tirant lo Blanc

“Hombres de blanco” que es una serie de televisión de médicos estadounidense.

“Oso blanco” que es una serie  de intriga del reino unido que tiene buena pinta porque la serie empieza con un tal Toni que se despierta con amnesia y sale a la calle y todo el mudno empieza a grabarlo con sus teléfonos.

Y una serie española que se titula “El asesinato de Carrero Blanco” que es un personaje de la política franquista y de cuyo asesinato fue clave en la política de aquellos días.

 

También he buscado películas con el color negro:

 

“Código negro” que es una serie

“Cisne negro” por supuesto. Una película increíble donde Natalie Portman tuvo que aprender balet de profesional para hacerla.

“Hombres de negro” de Wilt Smith, uno de los grandes del cine cómico.

“Mujeres de negro” que parece ser una telenovela y que me la apunto en mi lista de telenovelas.

“La hermana de negro”, “los hermanos de negro”… parece que nos resulta más fácil hablar de lo negro que de lo blanco.

 

Azul:

 

“Verano azul”. Lo que me gustó a mí esa serie de cuando yo era pequeña.

“The blue lagon” o “La laguna azul” o como la llamamos en España “El lago azul”. Una película que vista desde la lejanía la podemos calificar por fin de ñoña.

“Vestida de azul”, “Infierno azul”, “La habitación azul”, “Terciopelo azul”, “Seducción azul”… salvo la del terciopelo, no conozco ninguna.

Rojo

Pues “Rojo”, que es una película chilena

“Red Dragon” basada en una novela que se titula igual y que se refiere no al piloto sino al psicópata, Hanníbal.

“La mujer de rojo”, divertidísima en su tiempo. Ahora pasaría desapercibida yo creo.

“Gorrión Rojo” “Guerrero rojo”  “Desierto rojo”…

 

Amarillo

 

“La chica del pijama amarillo” una película que no conozco

“Cielo amarillo” ídem pero parece que la proganiza Gregory peck

“La sombra del zar amarillo”

“el pañuelo amarillo” también ni idea.

“Del rosa al amarillo” que es española pero que tampoco la he visto.

 

¡Y todo este rollo para hablarte de la leche! Porque ya que he soñado con ella habrá que hablar de ella. Y te voy a adelantar una cosa, me encanta en todas sus versiones y en mi infancia he  tomado miles y miles de vasos de leche con pan o galletas migados. Mi madre decía que era lo que más me gustaba cenar. Yo no recuerdo esas cenas pero sí recuerdo que me gustaba congelar un vaso de leche con sirope de fresa y me lo tomaba helado hasta que un día cogí una amigdalitis y mi madre ya no me dejó tomar leche helada.

Como sabes, la leche es un alimento polémico. Sus defensores opinan que es un alimento con mucho calcio y sus detractores que es un alimento que tiene muchas sustancias perjudiciales y entre estas sustancias están la caseína que es una proteína presente también en la leche materna pero en la leche de vaca tiene una presencia 20 veces mayor que la humana según he leído.

Luego está la lactosa de la que no todo el mundo es intolerante. La lactosa es un azúcar que se degrada gracias a una enzima llamada lactasa que tenemos en el organismo. Los intolerante carecen de esta enzima y por eso sufren dificultades para digerir la lactosa. Las consecuencias son digestiones pesadas, gases etc.

Sus detractores también afirman que la leche que es sacada con una máquina de las pobres vacas, contiene restos purulentos de las mastitis que les provocan.

Y luego están lo que comen las vacas, que antes era pasto y ahora es pienso… aunque supongo que no será con todas leches ni con todas las vacas.

Los detractores de la leche afirman además que la leche es causante de todas las alergias que padecemos en la actualidad.

Es decir, calcio y vitamina D contra lactosa, pus, piensos malos, alergias y caseína.

No es mi labor decirte qué es lo que te tienes que tomar, sobre todo en este tema ni si la leche afecta o no al peso. Supongo que depende de su calidad y de su cantidad. Pero sí te puedo contar mi experiencia personal con respecto a todos los aspectos relacionados con la leche.

Yo te voy a ir lanzando historias y luego tú decides lo que creas oportuno.

Hace unos quince años o puede que más, Allen Car escribió un libro que se tituló “Es fácil dejar de fumar si sabes cómo”. La gente fumadora que ha leído ese libro tiene una visión favorable de él. Yo conocí de hecho a una persona que dejó de fumar tras su lectura y parece ser que no es el único caso.

Este hombre escribió un libro que se titula “Es fácil adelgazar si sabes cómo” o en otras traducciones “Es fácil perder peso”. Pues, dada la buena imagen que tenía este escritor para mí, empecé a leer libro. Al principio daba muy buenas ideas: te invitaba a desayunar fruta y a abandonar el café, la tostada, los churros en fin. Este libro tenía un capítulo sobre la leche y en su primer párrafo decía que la leche era perjudicial y que había que dejar de beberla.

Ese fue mi primer contacto con los detractores de la leche. A mí me pareció tremendo que diera ese consejo y dejé de leer el libro porque ya no respetaba al autor… ahora me hubiera gustado retomar la lectura pero lo vendí. Yo pensaba que recomendar no tomar leche era una aberración médica y atentaba contra la salud de las personas.

Pero cuando abrí el herbolario empezaron a lloverme los detractores de la leche y entonces decidí aprender el motivo por el que hablaban mal de ésta y mi mente poco a poco se empezó a abrir a la idea de que quizá no sea una gran ayuda.

Claro que cuando escuchas un vídeo en youtube no puedes saber cuánto de fiable es la información que te da.

Y ahora me doy cuenta de que los documentales, son interesantes pistas pero tampoco hay que hacerles caso fielmente a todo lo que dicen.

Conocí a una chica que tiene fibromialgia y me contó que estaba tratando de resolver la fibromialgia mediante cambios nutricionales y contaba que había hecho algunos avances. Entre éstos, había conseguido que sus manos dejaran de temblar. ¿El cambio? Dejar de tomar leche. Aquel testimonio, ya real, de carne y hueso, me ponía sobre el tapete la duda de cuánto de interesante es retirar la leche de nuestras dietas.

La leche se toma en muchas formas, no creas que por pasarte al cartón de bebida de avena ya has dejado de tomar leche.

Si te entretienes en mirar las etiquetas de todo lo que compras te sorprenderá saber cuánta leche consumes, es al igual que el azúcar, como el día de la marmota: patés, cremas, salsas, surimis, preparados, algunas bebidas vegetales, chocolates, bollería, embutidos….  Hay leche, nunca mejor dicho, hasta en la sopa.  Y luego están las leches conscientes: yogoures, postres lácteos y quesos.

Si tuvieras intolerancia a la lactosa te darías cuenta de cuántos productos no puedes tomar a causa de la leche. Incluso para ir a un restaurante tendrías que advertir al camarero que te indique aquellos platos que tienen lactosa.

La gente habla de la crisis del petróleo, de lo que podría ocurrir si éste se acabara o fuera prohibido pero nadie sabe las consecuencias de la desaparición del azúcar o de la leche… habría una hecatombe, seguro.

Dicen que la leche está preparada para un animal que tiene tres estómagos y que para un humano resulta muy indigesta. La verdad es que eso es cierto. Para los que tomamos leche desde que éramos niños no consideramos que sea indigesta. Pero si algún día te acostumbras a la leche vegetal y te vas al bar y no tienen, notarás que el café con leche sienta como una patada en el estómago.

Una vez que bebes a diario bebida vegetal ya no puedes volver a la leche. Ocurre lo mismo con el azúcar: una vez que te acostumbras al dulzor de la fruta, empiezas a descubrir el sutil sabor químico del azúcar blanca del que no eras consciente.  Por cierto, aprovecho para comentaros que me ha llegado una noticia publicada en la prensa científica que cuenta que la Universidad de California en San Francisco revisó unos documentos del sector alimenticio y descubrió que la Sugar Research Foundation ( SRF) había financiado estudios con animales sobre el efecto de la sacarosa y que fueron cancelados cuando se empezó a detectar que había una relación directa entre el consumo de la sacarosa y el cáncer de vejiga. Me lo mandó hace unos días un amigo de estos podcast y yo no soy alarmista pero no hay que dejar de escuchar otras versiones.

He de confesarte que soy una enamorada del queso pero siempre que puedo apuesto por la leche de cabra o de oveja porque son animalitos más parecidos a nuestro tamaño, dicen que la leche de cabra es la más parecida a la humana y yo creo que están menos maltratados que las vacas. Y por supuesto, agradezco que se gaste, que no esté a la vista o que no sea comprado y ofrecido. Pero si me lo tengo que comer, intento comérmelo sin culpa porque estoy convencida de que la culpa engorda, seguro, especialmente cuando dices eso de “De perdidos al río” ya que me he saltado la dieta, me lo salto todo…. No hagas eso querido amigo, si te has comido el pecado, disfruta de lo bien que sienta y volvemos a empezar.

Los postres lácteos, por supuesto, erradicados, antes un buen queso curado que un yogourt ¿y sabes por qué? Porque tiene azúcar, sólo por eso. Los yogoures no tienen apenas lactosa porque se lo han comido los lactobacilus que son muy bacilonus ellos… pero el azúcar añadida…. Fíjate si es chunga que no se la comen ni los bacilus…. Eso sí, si eres capaz de tomarte un yogourt pelao sin azúcar… todo tuyo.

Y de todos los pecados láctos, a mi juicio, el mejor de ellos, es un buen queso fermentado de cabra y a ser posible ecológico: tienes la leche menos perjudicial, sin azúcar, con los fermentos sanos del queso que refuerzan el sistema inmunitario, además si te acostumbras a un postre salado, el queso reduce el ph de la boca así que evitas caries…. Ya que cometes un pecado, tómate un pecado con propiedades.

Dicho todo esto ¿Qué crees que te he recomendado? ¿Qué te tomes la leche o que no te la tomes? ¿Qué apuestes por el queso o que no lo hagas? Pues ¿sabes lo que te digo? Que escuches a todos y no escuches  a ninguno porque todos tienen razón en lo que defienden y ninguno la tiene del todo. Así que ¿quién es el mejor que te puede aconsejar sobre este tema? Pues lo tienes debajo de tu cabeza que es ese cuerpo serrano precioso y perfecto que tienes. Ese te va a decir lo que le engorda y lo que le adelgaza, lo que le sienta bien y lo que no y como comemos tantas cosas al día resulta bastante difícil averiguar qué es lo que nos sienta bien o no. Por tanto, haz experimentos con alimentos aislados. Quítate uno durante un mes, por ejemplo y pasado ese tiempo evalúa cómo te encuentras. Que mejoras, pues ya lo sabes, que no, pues a probar con otro. Es así de sencillo.

Dos ideas para acabar

La primera es nuestra maldita navidad ¿a que le temes como una vara verde? Yo por lo menos, porque me rompe todos mis planes. Pues bien, primero que sigas con tu rutina todo lo que puedas, con tus ejercicios, tus dietas… todo lo que puedas hasta llegados los días críticos, no hagas como mi churri que ya ha comprado dulces navideños… menos mal que los que ha comprado no me gustan.

La otra idea es un nuevo hallazgo: merengue con xilitol en vez de azúcar. Coges tus claritas de huevo que ahora las venden aparte y echas un poco en una taza. Le echas una cucharadita de xilitol y, si no tienes batidora, pues a mano hasta montar la clara. Es un postre prefecto, con mucha proteína que además tomado a media mañana y a media tarde es altamente saciante y llegas a la hora de comer sin hambre, te lo aseguro.

¡Ah! Otra recomendación: me ha gustado mucho un vídeo de youtube que se llama aeróbicos figurerobics y que lo lleva una chica que se llama Jung Da Yeon. Es una mezcla entre aerobic y calistenia de brazos y piernas con movimientos moderados. Me ha encantado hacerlo esta semana.

He pensado en proponerte ser Mecenas de Piensa y Adelgaza. Al convertirte en mecenas a mí me ayudas a promocionarlo, a llevarlo a más personas, a mejorar mis herramientas para crearlo: micros, programas de edición, libros,  etc. Y me ayudas a mí a salir adelante como profesional. Pero no te conviertes en un mecenas y ¡hala!, adiós muy buenas, muchas gracias por el donativo…  no no no, eso no es lo correcto. Si eres mecenas de “Piensa y Adelgaza”, yo te lo tengo que agradecer, porque así me han educado y te tengo que regalar algo cada mes, empezando por el libro, los estímulos, los cursos que se me ocurran hacer, como por ejemplo el de las cándidas, charlimarcha gratuita o, por ejemplo: “que hoy me siento fatal porque me han hecho daño y estoy comiendo muy mal, pues me pongo en contacto con mi amiga Ana para que me apoye así que le escribo y acordamos un rato de charla que puede ser con marcha o sin ella”, o por ejemplo, “me gusta mucho un libro que tiene en Trebolarium o un curso…” si es mío, por supuesto gratis (porque yo he escrito otros libros, no sólo el de “Piensa y adelgaza”) y si no es mío, pues un buen descuento.  Tú decides la cantidad y la frecuencia. Lo que hago yo es mirar a quién tengo que darle las gracias para enviarles su regalo.  Es como un Croudfunding pero a mi estilo, casero y cara a cara.

 

 

 

¿Te gustaría escribir un libro de superación personal?

No tienes nada más que ponerte a ello y comunicarte con Trebolarium para publicarlo. Pero si necesitas una ayuda más profunda (mentoría, orientación…), puedes acceder a nuestros servicios y descubrir todas las posibilidades que Trebolarium pone a tu disposición.

Entra aquí y averígualo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies