Nuestros blogueros

Saúl nos presenta su blog “globeroalpoder.es”

Estimados lectores de Trebolarium,

Ana, la administradora de esta estupenda web, me da la oportunidad de presentaros los contenidos de mi nuevo (y espero útil proyecto) con el cual pretendo ayudar a la gente que se inicia en el mundo del deporte de la bicicleta, desde mi propia experiencia.

Todos y todas pasamos por diferentes etapas en las que nuestros intereses van cambiando, ya sea por unas razones u otras, pero también vamos “cumpliendo objetivos”, tachando tareas pendientes en nuestra vida y, de repente…

Te das cuenta de que algo no funciona, de que:

  • Necesitas desconectar de la rutina y del día a día.
  •  Tu “rincón de pensar” ya no te ofrece nada nuevo.
  •  Tu forma física necesita mejoras.
  •  Nunca has sido deportista y no te ves detrás de un balón o en una pista de pádel.
  •  Te encanta la naturaleza pero el senderismo no te frece ninguna emoción.
  •  Has conseguido (o acordado) tener tiempo libre, para ti, pero no sabes a que dedicarlos.
  •  Te aburres de una forma que ya roza lo escandaloso y en casa ya te miran mal porque te relacionas más con el sofá y la tele que con el ser humano.

Pues algo así me pasó a mí. Como nota personal, diré que me encontraba en la dualidad trabajo – familia pero no tenía mucha vida social. Tenía sobrepeso y además lo fomentaba con cero ejercicios y una dieta poco saludable. Hasta que me di cuenta que necesitaba de coger el ascensor para subir una planta y que se me disparaba el pulso subiendo cuatro escalones.
Indirectamente (o tal vez no tanto), mi mujer me animaba a cambiar de vida, a abandonar el sedentarismo y a dejar de sucumbir a los malos hábitos.

Y tal como surgió la idea, me puse a ello. Tenía que hacerlo. Por mi bien, por mi salud y por mi familia. Más adelante descubrí que esta nueva afición iba a descubrirme un nuevo yo. A demostrarme que los limites, muchas veces, nos los ponemos nosotros mismos. Y que de esta experiencia iba a aprender (y a disfrutar) mucho.

Seamos claros. Yo era (y puedo decirlo ahora, con orgullo, por haber cambiado) de aquellos que no hacía deporte ni gustaba de ello. Mi forma física nunca (y digo nunca) fue buena. Me aburría enormemente cualquier retransmisión deportiva (futbol, baloncesto, ciclismo, etc…). Mis aficiones distaban mucho de cualquier cosa que supusiera un esfuerzo físico. Y desde que era pequeño, o adolescente, no había vuelto a montar en bicicleta.

Puedo decirte ahora que esto, que empezó como un “vamos a probar” ahora es algo de obligado cumplimiento, como mínimo, una vez a la semana. Estoy deseando que llegue ese día en el que puedo salir con la bici a descubrir una ruta, estar con los amigos de la peña o simplemente, salgo a dar una vuelta en solitario para respirar un poco de aire fresco y ordenar mis ideas.

¿Qué es lo que he aprendido?

Tal como he mencionado en algún punto anterior:

  • El cambio es posible y será real. Solo es cuestión de tiempo y voluntad.
  • Adquieres una gran cultura relacionada con el mundo de la bicicleta, conocimientos técnicos, alimentarios, jerga, vestimenta y equipación deportiva y un largo etc…
  • Mejoras en calidad de vida.
  • Aprendes que, con respecto a la alimentación, no todo lo “rico” es sano y que no todo lo que parece insípido es tan “malo”.
  • Adquieres una muy buena forma física. Aguante y resistencia, en todos los aspectos.
  • Una mejora muy notable en fortaleza mental y autoconfianza.
  • Entiendes que todo esfuerzo (sacrificio) tiene una recompensa, con una evolución que se observa claramente desde el principio.
  • Se conoce a mucha gente interesante y se aprende de la experiencia de todo ello.

No diré que fue fácil, pero tampoco fue insufrible. Es tal y como te lo propongas. Si te lo tomas en serio, los resultados llegarán pronto. Tú estableces tu pauta, tus pasos.

A día de hoy, tras un año y tres meses del inicio de esta aventura, puedo decir que:

  • He perdido más de diez kilos de peso y estoy dentro de la media de mi IMC (Índice de masa corporal) con respecto a mi altura. Es sorprendente como de un tiempo a esta parte, ropa que tenía abandonada en el armario (de hace algunos años) me volvía a estar bien. Incluso ir a comprar ropa y descubrir que has pasado de una XL a una M en algunos casos.
  •  Mis hábitos alimentarios son más saludables, y no he renunciado a comer lo que me gusta. Solo tengo más en cuenta lo que me viene mejor y las calorías que necesito. Ni más ni menos. Y bebo más agua, que aunque parezca absurdo, es fundamental.
  •  Mi forma física (sobre todo las piernas y el corazón) me lo han agradecido bastante. No me canso como antes y aguanto mucho mejor los esfuerzos. Comentar que tengo cuarenta años y que, tal como dije, nunca he practicado deporte.
  •  Tengo ese momento (o momentos) a la semana en los que desconecto y me lo paso bien con mis amigos. Salir con la bici no es obsesionarse con romper un record. Es una simple (y saludable) excusa para charlar de tu día a día, de tus cosas, de pasar un buen rato.

Y fue de un día para otro, el decir “hasta aquí hemos llegado”. Lo primero que hice fue pedir prestada una bicicleta, de montaña, a un familiar. La puse a punto y empecé a salir.

Pasados unos días, tras varias salidas, quedas con amigos y haces tus primeras rutas. Recuerdo que mi primera ruta, acompañado, fue cuanto menos graciosa, para recordar toda mi vida. No llevaba ni media hora y tenía las pulsaciones a tope. Estaba bañado en sudor y tenía la cara completamente desencajada del “esfuerzo”.
Era una ruta en “falso llano”. No tenía nada de complicación. No era larga, para nada.
Mi bici era un hierro antediluviano en comparación con la obra de alta ingeniería que montaba mi amigo (nada que ver con pesos, tamaños, geometrías, etc…).
Y mi amigo, cuando acabamos la ruta, me dijo: “Bueno, yo me voy ahora a hacerme otra, que para mí esto no ha sido nada”.
Mi cara era un poema. Con el tiempo (fue bastante rápido) descubrí que, realmente, aquello no era absolutamente nada. Y más adelante pensé que podía ayudar con mi experiencia a todo aquel o aquella que se viera, como yo, en esta cruzada de “automejorar” o ayudarse a un@ mism@.

Os animo a que os paséis por mi web, www.globerosalpoder.es, para que podáis seguir leyendo acerca de mis “andanzas” 😉 con la bicicleta de montaña y carretera, así como para ayudaros en todo lo que me sea posible con mis consejos y para iniciaros en este apasionante y divertido deporte.
Hay un formulario de contacto completamente operativo en el que podréis plantear vuestras dudas relacionadas con este

tema.

Comentaros que dado que es un proyecto muy joven, la versión móvil no está completamente optimizada, siendo la versión de escritorio (o de ordenador) la que por el momento ofrece más calidad.

Creo firmemente que gracias a los consejos de Trebolarium y GAP (GloberosAlPoder) podemos contribuir a una mejora en vuestra calidad de vida y a ser más felices.

Recibid un cordial saludo.

Sandavi

www.globeroalpoder.es

 

 

 

¿Te gustaría escribir un libro de superación personal?

No tienes nada más que ponerte a ello y comunicarte con Trebolarium para publicarlo. Pero si necesitas una ayuda más profunda (mentoría, orientación…), puedes acceder a nuestros servicios y descubrir todas las posibilidades que Trebolarium pone a tu disposición.

Entra aquí y averígualo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies